lunes, 16 de agosto de 2010

Capitulo 10



Capitulo 10


La clase pasó rápidamente, la verdad Jake me había parecido un gran chico, y era muy amigable.


-Bueno nos vemos luego-dije, tomando mi mochila


-Espera, que clase te toca…-dijo


Tome mi horario y lo vi rápidamente


-Música-dije sonriente, realmente era excelente tocando varios instrumentos, como el violín o el piano y algo la guitarra.


-OH bueno creo que te veré luego en ese caso-dijo el


-Oye-dije provocando que volteara a verme


-¿Si?-dijo el


-¿Me puedes indicar mi siguiente clase?- dije


-Claro-dijo el con una sonrisa


Un chico del salón se me acerco.


-Hola preciosa-dijo el chico que era apuesto pero era todo un idiota


-Lo siento tengo que ir a mi siguiente clase-dije sacándole la vuelta


Jake me siguió, y me iba indicando cada salón.


-Y este es el de música-dijo el señalando el salón


-Gracias Jake en serio lo aprecio-dije


-No te preocupes linda-dijo, yo sonreí


Entre al salón, y paso lo mismo que hace 45 minutos, las miradas presentaciones, y compañera de mesa.
Llegue a su lado, le sonreí y ella hiso lo mismo.


-Hola, soy Christy…-Dije, Esta vez no diría mi nombre completo a menos que preguntara


-Hola Christy, soy Scarlett Adams-dijo ella dándome la mano


-Es un gusto-dije


-Cual es tu apellido, perdón pero he oído que es algo exótico-dijo ella


Yo sonreí


-Es Giacometti Bianacci-dije


-Vaya es genial


-Gracias


-Christy-dijo la profesora


-¿Si?-dije


-¿Sabes tocar algún instrumento?


-Si, en preferencia el violín y el piano –dije


-¿Puedes pasar enfrente a mostrarnos?-pregunto curiosa


-Por supuesto-dije yendo por el violín


-Espera-dijo la profesora – Christopher, ¿puedes acompañarla en el piano?


-Pero no se que tocara-dijo una perfecta figura, parada detrás de mí, absolutamente hermoso para ser humano. Genial ya estaba delirando. Tenía el pelo rubio, y tenía la piel de un bronceado claro, que le quedaba perfectamente.


Cerré mis ojos, y empecé a tocar, cada nota que pasaba, cada sonada toda, era tal y como la recordaba, no la tocaba desde hace siglos, como extrañaba el sonido que provocaba, sentía que fluía através de mi, cada nota que subía. El chico me empezó acompañar y cada nota que tocaba era perfecta con mi música, cada tecla que sonaba era parte de algo mágico.


Terminé de tocar, y abrí mis ojos. Todos tenían abierta su boca en una O, la maestra tenía lágrimas en los ojos.


-Fue una tonada maravillosa-dijo ella, sollozando


-Gracias-dije


-Puedes ir a sentarte-dijo la profesora


-Bien-dije


Me senté en mi lugar, y Scarlett me miro con ojos bien abiertos, y queriendo llorar.


-Vaya cuando tocas realmente llegas al fondo-dijo ella


Reí en sordo


-Me gusta como tocas-dijo ella


-Gracias, aprendí del mejor-dije


-¿Quién?-dijo ella


-Mi padre-dije suspirando


-Que genial- dijo sonriendo, y le conteste con una sonrisa –oye, ¿Qué te pareció Christopher?


Reí ante eso.


-Es guapo-dije


-Lo se, trae loca a todas las chicas de primero hasta el último año-dijo


-¿Si?-dije la verdad no me parecía extraño


-Así es, pero en mi clase pasada, llego un chico absolutamente hermoso en serio, creo que se llamaba Louis


Reí sordamente


-¿Qué pasa?-dijo ella


-Es solo que el… es mi hermano-dije riendo.


-Ah, ¿enserio?


-si


-Vaya, creo que deben ser toda una familia de hermosos-dijo susurrando


Yo reí ante la expectativa


Sonó la campana para ir a comer.


-Me tengo que ir-dije tomando mis cosas


-Bien nos vemos-dijo ella- Puedes sentarte con nosotras si gustas


-Gracias-dije yéndome


Fui al salón de Ferdinand, que le tocaban dos horas de calculo, y lo espere, pasaron frente a mi muchos adolescentes PRE-pubertos queriendo coquetearme. Hasta que salió el chico que esperaba.


-Hola Guapo-dije abrazándolo por detrás en el cuello


-Hola niña infantil-dijo el riéndose


-¡Oye!, respeta a tus mayores-dije


-Lo hare cuando vea a uno-dijo el


-Que niño mas grosero-dije yo


-Tu eres la que se trepa a mi-dijo el


-Es que eres tan irresistible-dije yo riendo


-Vamos a la cafetería con los demás que contigo encima de mi no puedo-dijo el


-Vamos si puedes, pero bueno vamos-dije


Nos dirigimos a la cafetería, donde todos nos miraron, encontré la mesa donde estaban mis hermanos.


-Ferdinand, allá están- dije señalando la mesa


-Ah genial vamos-dijo tomándome del brazo


Llegamos a la mesa.


-Hola, Chicos ¿Qué tal sus clases?-pregunto Ferdinand


-Aburridas-dijo Louis-Aunque había una chica, que era muy linda en mi primera clase- dijo sonriente


-Bien por ti-dijo Ferdinand-Todas las chicas se pelearon para sentarse junto a mí


-Pues, no me gusto ninguno de mi clase-dijo Emile


-A mi…. No nadie tampoco- dijo Estelle


-Pues yo hice unos amigos-dije


-que bien- dijo Estelle-Luego invitas a la casa


-si claro-dijo Emile sarcástica


Mire a mi alrededor, todos trataban de voltear a vernos discretamente, cosa que obviamente no funcionaba. Susurraban cosas de que éramos demasiado hermosos para estar en esta escuela, y burradas así.


Sonó la campana, y me fui a mi siguiente clase, para sentarme en donde quisiera.


Mi siguiente clase era, literatura. Jake me había dicho del salón.
Aún no había nadie en el salón, me senté al fondo de la fila de la derecha, hasta el fondo.


A los pocos minutos empezaron a llegar los alumnos, y el profesor ya había llegado, los asientos se iba llenando cada ves mas rápido, como la clase aún no empezaba empecé a dibujar el lago, donde había tenido mi primer beso con el.


Lo dibuje tal y como recordaba.


-Que hermoso-dijo una voz a mi lado, levante mi cabeza y vi a ese chico, el tal Christopher-Hola


-Hola y gracias-dije volviendo a mi dibujo


-Soy Christopher Edmond Thompson-dijo el


-Soy Christy Amelie Giacometti Bianacci-dije fastidiada de decir mi nombre completo


-Vaya tu ganas-dijo el


-Me lo imagine, siempre gano-dije riendo


El también rió. Un raro olor se empezó a manifestar, realmente olía… bien no me molestaba el olor, era como a naturaleza.
Era extraño y aditivo.


-No te han dicho que eres muy hermosa-dijo el, lo voltee a ver y le sonreí


-No te han dicho que eres todo un “Don Juan”-dije


-Eres muy intuitiva-dijo el acercándose mas a mi


-Si demasiadas veces-dije


-¿Por qué no vienes hoy a una fiesta?- dijo el


-¿Ya me estas invitando a salir?-dije levantando una ceja


-Pues si así quieres llamarle-dijo acercándose más a mi cara


-En realidad, no me interesa-dije volviendo a mi dibujo


-Vamos, por favor puedes llevar a tus hermanos-dijo poniendo cara de perrito


Suspire, sabía que me arrepentiría de esto


-Bien iremos-dije

lunes, 2 de agosto de 2010

Capitulo 9

Ya era de mañana, el primer día de clases, tome un baño.
Tome mi ropa, me puse unas leggins negras, una blusa suelta que quedaba unos centímetros mas arriba del muslo, de color azul celeste, con unos tacones del mismo color, ondule un poco mi pelo, y lo deje suelto, tome mi delineador negro mi rimel, y mi brillo labial rosa.

Y tome un bolso en el que sirviera para la escuela.

Baje las escaleras y estaban todos sentados en el comedor, con un gran vaso de sangre, fui, tome una de las bolsas y las serví en un vaso también.

Me senté, enseguida de Estelle, que se veía increíble.

-Te ves bien-dijo ella

-Lo mismo digo

Mire a Louis, que se veía muy bien, inclusive algo sexy, Estelle se veía muy linda pero provocativa con esa camisa en V le favorecía mucho, pero sobretodo el mas guapo era Ferdinand, se veía mas grande de lo que era, pero era increíble.

Cuado terminamos de “desayunar” aun nos quedabas 2 horas para irnos.

Papá bajo las escaleras y nos sonrió

-Que bueno que ya estén preparados para la escuela, pero me sorprende verlos aquí todavía, tan solo faltan 15 minutos para que entren a clases-dijo el

-¿Qué?-dije confundida, mire el reloj de mi celular, y así era faltaban solo 15 minutos – vámonos, Papá la próxima ves que adelantes el tiempo te agradecería que avisaras

-Bueno ya que no lo hiciste tú, lo hice por ti-dijo despidiéndose con la mano

-Ferdinand, tu te iras conmigo-dije sonriéndole

-¿No nos iremos juntos?-dijo el

-Por supuesto que no, te iras en mi carro-dije corriendo hacia la cochera

-Pero q…-dijo sin completar la frase

-Si es mi nuevo auto, sube-dije, subiendo de mi lado

-¿Quién te dio ese auto?-dijo Louis

-Papá…-dije

-¿Y el mío?-dijo el

-Te iras con una de las chicas-dije, mientras encendía en auto-Por cierto, chicas váyanse en un carro, será mejor así.

Salimos directo a la escuela mientras los demás iban detrás de nosotros, entramos al estacionamiento, donde estaba la mayoría de los chicos, de la escuela, aparque lo mas lejos de ellos. Todas las miradas estaban clavadas en nosotros, por ser los nuevos.

-Vaya será una escuela difícil-dijo Ferdinand

-Lo sé-dije

Papá nos había dicho que Ferdinand estaría en un año mas atrasado que nosotros, por la edad, pero que sería en la misma escuela, así también podríamos estar juntos.

-Que linda escuela-dijo Estelle

-Lo se, ¿ves como nos miran?-dijo Emile al parecer era lo único que le importaba

-Es cierto esas chicas no me quitan la vista de encima- dijo Louis

-A mi igual-dijo Ferdinand, sonreí

-Pero por supuesto eres un niño muy guapo-dije revolviendo su pelo

-No soy un niño Christy-dijo el apartando mi mano con cuidado

-Vamos por los horarios-dijo Louis

-Bien-dijimos al unísono

Nos fuimos, todos juntos pasando enseguida de todas las personas que se empujaban entre ellas para ver quien se atrevía a hablarnos.

Llegamos a una pequeña oficina, no podíamos entrar todos así que entre por los horarios.

-Hola, buenos días-dije de lo mas sonriente y cordial

-Hola, señorita ¿que es lo que deseas?-dijo una viejita que se veía muy frágil, y sus manos temblaban

“señorita ¿eh?, si supieras que tengo siglos de antigüedad”-pensé

-Vengo a recoger mi horario y el de mis hermanos-dije

-Me podrías decir los nombres-dijo ella

-Claro, Ferdinand Frederic, Emile Fabrice, Estelle Fabianne, Louis Maxime y Christy Amelie Giacometti Bianacci-dije

-Aquí los tiene- dijo Ella

-Gracias-dije tomándolos

-Tienes un bonito nombre- dijo ella

-Gracias de nuevo-dije avergonzada

Me voltee preparada para salir por la puerta, pero vi que un chico, era muy apuesto, no me quitaba la mirada de encima, le sonreí coquetamente, y se sonrojo, tuve suerte de haber desayunado.

Salí del cuarto, les entregue, los horarios a mis hermanos. Y sonó la campana.

-¿Te portaras bien?-le dije a Ferdinand en el oído, y volteo a verme

-No soy un niño ¿sabes?-dijo el de nuevo

-Lo se-dije dándole un beso en la mejilla

-Adiós-dijo el

-Adiós-dije

-Bien que les toca-dije viendo a mis hermanos

-Calculo-dijo Louis

-Artes-dijo Emile

-Literatura-dijo Estelle

-Lenguas extranjeras-dije –No nos toca ninguna juntos-dije suspirando

-Ya veremos las próximas clases-dijo Louis

-Bien nos vemos-dije

Me encamine a buscar mi salón, estuve unos minutos así hasta que por fin lo encontré, estaba al final del pasillo, de seguro me regañarían por llegar tan tarde, pero era nueva.

Entre al salón, todos estaban escribiendo o poniendo atención al maestro, cuando cerré la puerta todas las miradas fueron dirigidas hacia mi, absolutamente todos me miraron, incluso en profesor, se quedaron un rato en silencio, solo viéndome.

-Soy Christy Amelie y soy nueva-dije tratando de que se recuperaran.

-OH bien, alumnos ella es Christy ¿De donde vienes?-dijo el maestro, venía de demasiados lugares, simplemente el original

-De Rumania, vine con mi familia-dije sonriendo

-Bien puedes tomar asiento a lado de… Jake, levanta la mano para que te conozca Jake-dijo el profesor, localice al chico que levanto la mano pero fueron mas chicos la que la levantaron.-Alumnos bajen la mano excepto Jake ¡Ahora!

Reconocí al chico que levanto la mano, era el mismo que había visto en la oficina hace rato. Fui a sentarme a su lado ya que los asientos eran por parejas.

-Hola-dije sentándome y sonriéndole

-H-hola-dijo el, al parecer era tímido

-Soy Christy A…

-Lo se oí tu nombre completo en la oficina, es muy bonito pero muy largo-dijo el sonriendo

-Si lo se, pero no he escuchado el tuyo completo-dije, estaba acostumbrada a que la gente de mi alrededor me dijera su nombre completo y decir también el mío.

Me miró confuso.

-Soy Jake William Vender-dijo el

-Lindo nombre, Jake, es un gusto conocerte-dije sonriendo

El volvió a sonrojarse, y río sordamente

-Gracias-dijo el y sonrió

Jake, era demasiado guapo, de tez demasiado clara como la mía, una cabellera perfectamente despeinada, y rubia, con unos hermosos ojos de color verde aceituna, que llamaban la atención. Pero sobretodo tenía un cuerpo de modelo, era un chico muy musculoso, pero no exagerado.