miércoles, 23 de junio de 2010

CAPITULO 4

CAPITULO 4

Llegue hasta el y puse mi mejor cara, trate de ser seductora, y me acerque.

-désolé, mais que fais-tu ici tout seul? (disculpa, pero ¿que haces aquí tan solo?)-dije sonriendo

Se me quedo viendo, aclaro su garganta y me sonrió

-attendu quelqu'un comme vous êtes venu (esperando a que alguien como tu llegara)-dijo sonriente, e indicándome que me Sentara a su lado, y lo hice
-Quel est votre nom?(¿cual es tu nombre?)- pregunte fingiendo que me interesaba

-Aimes Beatrix, miss (Aimes Beatrix señorita)- dijo sonriente

-Ainsi, Aimes, ce sera la meilleure nuit de votre vie (bueno, Aimes, esta será la mejor noche de tu vida)- dije acercándome a sus labios, lo bese, apasionadamente, la verdad lo que menos me importo fue el beso, me separe de su cara y pase mis labios a su cuello, besándolo, el gemía disfrutándolo, rápidamente lo mordí, y me envolví en llamas dentro de mi boca, se sentía tan bien, como si te dieran agua después de pasar días en el desierto, termine con el cuerpo completamente, lamí mis dedos que aun tenían algo de sangre, era demasiada mi urgencia. Era realmente satisfactorio.

Vi el cuerpo, no sabia que hacer con el, lo tome en mis brazos, como a un niño pequeño, tenía demasiada fuerza y fui corriendo al lago mas lejos que encontré llegue demasiado rápido, la verdad ya sabia lo que los vampiros podían hacer, así que no valía la pena que me sorprendiera.

Ate al chico junto a una piedra que parecía muy pesada, pero era como si cargara una hoja, lo tome junto con la piedra y los tire al lago, era algo raro hacer eso, pero si se daban cuenta de que hay vampiros aquí, empezarían a dudar de mi. Y me cazarían.

Regrese a casa velozmente, sin que nadie se percatara, subí a mi habitación y tome una ducha, tenía una gran tina, llena de agua caliente, me hundí esperando a que se me acabara el aire pero no paso, ahora que era vampiro ya no necesitaba oxigeno, ni agua ni comida solo sangre.
Saque mi cabeza, y el agua se había puesto de un color rojo claro, debía estar manchada completamente.

Salí de la ducha, ya que no dormía, no tenia nada que hacer, así que empecé a sacar mi ropa, y hacer diferentes diseños con varios vestidos, era muy divertido, y cada ves que me pinchaba el dedo no había dolor ni sangre, así era mas fácil, si no ya estuviera desangrada con veinte pinchazos en mis dedos.

Cuando amaneció, ya tenia demasiados diseños, hechos por mi, quedaron muy bien solo necesitaba algo mas de practica con la aguja.

Ya les había dicho a mis sirvientas que en mi desayuno comida y cena solo me trajeran 2 copas de vino.
No era fácil que me embriagara, necesitaba 6 copas en una tarde para embriagarme.

Hicieron lo que les pedí, y entre cada comida me trajeron diferentes copas, de distintos sabores.
Mi sed se había calmado, y me eso si que me sorprendió, los vampiros eran como si las serpientes anacondas se alimentaran, comen un gran alimento y no comen hasta el próximo mes.

Tocaron a la puerta y me trajeron mi gran desayuno.

Solo abrí un poco la puerta para que pudiera entrar mi bebida.

-gracias-dije y la cerré

Mis ojos color rojo ya no tenían ese color, tenia mi mismo color azul que ya hace tiempo había tenido.

Bebí mis dos copas en un tiempo record, me puse mi nuevo vestido, y mis zapatillas, y Salí, a recorrer varias tiendas.

Sin duda alguna Paris tenía la mejor ropa que hubiera visto, había de todo. Y las zapatillas eran de lo mejor.
Compre varias cosas, e hice que mis sirvientes las tomaran.
Estaba dentro de una tienda, viendo varia ropa.

-¿dime como has estado? No la he visto desde aquella noche-dijo esa voz a mis espaldas, no la había percatado, pero no la tome muy enserio.

-la verdad muy bien mas feliz que nunca-dije

-¿te divertiste con el chico?-dicho esto me voltee para verlo, era como el primer día en que lo vi pelo obscuro, y sus ojos totalmente rojos, y sonrisa perfecta.

-mucho en realidad-dije ignorante

-si, lo note especialmente lo del lago-dijo y empezó a reír a carcajadas, a pesar de que no lo toleraba, su risa era muy bella.

-cállate, no hables tan alto-dije susurrando

-nadie nos oyó preciosa, pero al parecer ya no me tienes miedo-dijo con frialdad.

Suspire

-solo un poco-admití

Volvió a reír

-y dime ya sabes ¿cual es tu don?-dijo el ansioso

-¿eh? ¿Don?-dije, mirándolo confundida

-cada vampiro tiene algún don, pero no todos, pero si la mayoría, yo tengo el don, de tele trasportarme, así que me puedo ir cuando menos te lo esperes-dijo sonriendo orgulloso

-y ¿Cómo sabre cual es mi don?-dije. Sintiéndome mal al pensar que seria, uno de los vampiros sobrantes que no tienen dones.

-pues… es todo a su tiempo-dijo desapareciendo

-idiota-susurre

2 comentarios:

  1. woLaa

    muy buen capituloO
    aber si no se vuelve alcoholica
    hahahhhaahhahaha
    cdtt


    bye

    ResponderEliminar
  2. Perdon por no haber comentado estos ultimos dias, he estado ocupada xd.
    Me ha encantado el capitulo! Y yo quiero saber el nombre del misterioso vampiro jajaja.

    publica pronto :)

    ResponderEliminar